viernes, 19 de febrero de 2016

¿ te despiertas muchas veces por la noche?, ¿ tienes insomnio?

Son mucha las personas que se han acostumbrado a despertarse muchas veces durante la noche y no encuentran explicación alguna… tenemos que aprender a escucharnos!!

El cuerpo nos da señales, pero a veces no estamos entrenados o preparados para escucharlas. Las personas cuando estamos angustiadas, emitimos un montón de pensamientos negativos e inquietantes. Si estos pensamientos, nos visitan con frecuencia y no los gestionamos de manera adecuada;  pueden  aparecer y establecerse  en momentos donde conectamos con nosotros mismos, que suele ser antes de acostarse. Es el momento ideal para que las preocupaciones, el mañana, aquello pendiente, los conflictos, etc, cobren vida propia. La inquietud puede también aparecer  en forma de pesadillas, sueños poco confortables, insomnio , sensación de cansancio al levantarse, entre otras manifestaciones.


A continuación te vamos a sugerir una serie de pautas, que van a facilitar que el sueño aparezca:


PAUTAS PARA INDUCIR EL SUEÑO:


                            1. Reflexionar: Debemos preguntarnos desde cuando tengo problemas para dormir? Si es desde hace un tiempo, seguramente algo ha cambiado en nuestra  vida, en la habitación, en los hábitos, en las preocupaciones… y si podemos llegar a saber que es e iniciar un cambio, seria ideal.
                           
                            2. Evitar sustancias excitantes: Es importante no tomar café, té, colas, nicotina, etc. a partir de las siete  de la tarde. ( algunos profesionales apuestan por que no se consuma después de las 16.00h).
                           
                            3. Hacer deporte: Es importante realizar algún deporte de manera constante. Una actividad física moderada nos irá muy bien, pero se desaconseja que sea a última hora del día.
                           
                            4. Realizar una actividad gratificante al día. Debemos intentar ir a dormir-nos cada día, con la satisfacción de haber hecho algo para nosotros mismos, algo que nos haga disfrutar.
                           
                            5. La Habitación: Hemos de tener una temperatura agradable en la habitación. Dormir con la ropa holgada y cómoda. Intentaremos que no haya ruido ambiental.  La habitación ha de ser únicamente al descanso o al placer ( actividad sexual), debemos evitar trabajar, comer, estar con el ordenador, ver la televisión en ella.
                           
                            6.  Ir a la misma hora a dormir, para que finalmente se establezca una rutina del sueño.
                           
                            7. Antes de acostarse, puede ser de provecho un baño, aflojar las luces.. ir preparándose para ir a dormir.
                           
                            8.  La cama ha de ser confortable, una buena almohada, un colchón a su gusto… que la cama no esté fría cuando uno se va a acostar..
                           
                            9.  Si después de media hora de ir a la cama, no puede dormirse, no permanezca más allí. Recuerde que la cama es solo para dormir, no para reflexionar ni rumiar.
                           
                            10. Hay que tener en cuenta que si lleva mucho tiempo con insomnio, habrá asociado la cama al sueño y su mente no le permitirá dormir en esa estancia.   Es como si de alguna modo, se hubiera boicoteado el sueño…Por ese motivo, en muchas ocasiones le puede ocurrir que tras venir-le el sueño en el sofá y  tras ir a la habitación, se desvele. Una buena solución seria que al venirle el sueño, se acomode en el lugar donde se encuentre en ese momento, no importa que se trate de el sillón. Recuerde que lo importante es dormir y que nuestra mente se borre esa idea persistente de que “no dormimos”.
                           
                            11. la alimentación. Hay que intentar mantener una dieta equilibrada y no comer comidas muy copiosas antes de irse a dormir. Lo recomendable es cenar, unas dos horas antes de irse a acostar. Hay productos que son inductores del sueño, tales como:  leche de soja, semillas de girasol, frutos secos como anacardo, nueces, cacahuetes, infusiones… que pueden ayudarle a relajarse.
                           
                            12.  Utilizar una técnica de relajación como la respiración profunda,  una música suave,  meditación, yoga…
                           
                            13. Para aquellas personas que se van a dormir y sienten un bombardeo de cosas que han de hacer mañana.. se podría tener una libreta encima de la mesita de noche y anotar todas las cosas que se han realizado al día de hoy y terminar escribiendo: hoy he hecho muchísimas coas,  me puedo ir a descansar satisfecho… Esto le permitirá dar-se un permiso para poder descansar, se lo ha ganado.


Estas pautas son inductoras del sueño, sin embargo, en casos donde existe una dificultad alargada en el tiempo ( insomnio), ya sea de conciliación o mantenimiento, se debería también hacer un trabajo de control de pensamientos. Para ello, es imprescindible acudir a un profesional que te ayude a gestionar las dificultades para dormir.

                   PSICOESPAI
CENTRO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA
     -SABADELL-
 www.psicoespai.es